JUM MATH Actualidad

27 Jun 2019

Alumnos de la Escuela Frederic Mistral-Tècnic Eulàlia consiguen resultados extraordinarios en los Premios Cangur

Biel, Eduard, Carlos, Tomás, Laia y Blanca son algunos de los alumnos de quinto de primaria de la Escuela Frederic Mistral-Tècnic Eulàlia, que, junto a los de la Escuela Avenç y la Escuela Ramon Fuster que conforman la Fundació Collserola, aprenden las matemáticas desde hace cinco años con JUMP Math.

Aunque los alumnos de secundaria y bachillerato de la escuela participan en los Premios Cangur desde hace algunos años, los grupos clase de quinto y sexto de primaria han participado este año por primera vez y lo han hecho consiguiendo resultados extraordinarios: Tomás se ha llevado el primer premio, mientras que Enzo, Rita y Nicolás han quedado entre el uno por ciento con mejores resultados. Además, otros 22 alumnos de quinto y 27 de sexto de la escuela, han quedado entre el seis por ciento mejor posicionados.

Los Premios Cangur son una actividad enfocada a acercar las matemáticas a los más jóvenes y despertar su interés a través de 30 preguntas reto en forma de problemas matemáticos. Cada pregunta propone cinco soluciones y solo una es correcta.

Charlamos con seis de los alumnos de la Escuela Frederic Mistral-Tècnic Eulàlia y con la jefa de estudios de infantil y primaria, Montse Canal, sobre su experiencia participando en los Premios Cangur y aprendiendo matemáticas.

Lo primero que nos cuentan, algo en lo que alumnos y docente coinciden, es que más allá de los buenos resultados lo más importante es el haber participado. Montse Canal añade: “sobre todo estamos contentos por la participación de los niños y porque se vean capaces de enfrentar pequeñas pruebas. Para ellos, es una experiencia más para aplicar los conocimientos adquiridos en el aula. Desde el equipo docente, hacemos que para ellos sea fácil”.

Carlos comenta que para él ha sido muy divertido participar en los Premios Cangur y que estaba muy tranquilo pues su clase ha realizado las pruebas desde la casa de “convis”, la casa de convivencias donde pasan las colonias de fin de curso. Biel reconoce que al principio sintió un poco de presión por si los resultados no eran buenos, pero como al final se trata  de participar, reflexiona: “aunque quedes el último, siempre estarás por delante de los que no han participado”. Para Eduard ha sido una forma de repasar conceptos.

Tomás, apasionado de las matemáticas y la programación, explica que sentía curiosidad por ver qué pasaría si participaba en los Premios Cangur. Cuando le preguntamos “¿y qué ha pasado?”, reconoce tímidamente que ha ganado el primer premio: “aunque no hubiera ganado, lo que más me ha gustado es participar”. Laia y Blanca coinciden haberlos vivido como una nueva experiencia y “una forma de resolver problemas diferente”.

Estos alumnos forman parte de la promoción que desde primero de primaria aprende matemáticas con JUMP Math y todos la eligen como una de sus asignaturas preferidas junto con las lenguas, la educación física y la plástica. Para ellos, las clases de matemáticas son fáciles y divertidas.

Montse Canal comenta: “esta promoción tiene la comprensión de los conceptos mucho más clara. En el aula, el nivel de participación de los alumnos es total, a diferencia de antes en que se reducía a tres o cuatro. No hay distracciones, la simplicidad del cuaderno para los estudiantes favorece la concentración de los alumnos y, delante de dificultades, su motivación nunca disminuye. Ahora los alumnos resuelven los ejercicios con una operación, un dibujo, una recta numérica o un gráfico de barras. JUMP Math nos da infinitas posibilidades y no dejan nunca de sorprenderte”.

Si tienen que elegir, a Eduard y Blanca les encantan las multiplicaciones, Biel prefiere los decimales, Carlos apuesta por la geometría mucho más que la suma y la resta llevando que no le gustan tanto. Y a Tomás le gusta “absolutamente todo de las mates”. Fuera del aula reconoce quedarse relajado creando problemas matemáticos para luego buscar una solución y Eduard cuando va a comprar el pan calcula el cambio que le tienen que devolver a través de la resta llevando.

Con 32  años de experiencia en la docencia, Montse Canal cree que una de las claves de JUMP Math “es que la graduación de la dificultad de los conceptos hace que los alumnos aprendan subiendo una escalera: escalón a escalón. No hay grandes saltos. Cada vez que inicias un aprendizaje, lo relacionas con el paso anterior. En definitiva, es un generador de confianza y seguridad para alumnos y docentes”.

Hace cinco años, las escuelas de la Fundació Collserola, de Barcelona, tenían un reto: “No queríamos que ningún alumno nos dijera que no era bueno para las matemáticas”. Cinco años más tarde pueden decir que el reto está superado.

Sin embargo , la docencia es un trabajo infinito y ahora tienen otros retos en los que continuar trabajando: “como escuela inclusiva que somos, queremos poder ofrecer más recursos a los alumnos de altas capacidades”, comenta Montse. “JUMP Math nos facilita muchas herramientas, y para los alumnos que quedan atrás las tenemos cubiertas, pero quizás necesitamos todavía más recursos para los de altas capacidades.”

Mirando al futuro, aunque con tan solo  10 años de edad, este grupo de alumnos ya tiene una idea de qué les gustaría ser de mayores: Eduard piensa en algo relacionado con los números. Biel quiere ser ingeniero y Carlos, aunque dice que sinceramente no lo sabe, “siempre se me ha dado bien el lego, así que ingeniero de barcos sería una opción”. Tomás está convencido de que las matemáticas y la programación son las profesiones del futuro. A Laia le encanta el interiorismo y la decoración y Blanca quiere “crear una empresa para ayudar a los seres humanos”.

Estamos convencidos que conseguirán ser todo lo que se propongan y, si no se trata de una profesión relacionada con las matemáticas, será por elección pero no porque sientan “que no son de mates”.

¡Muchas gracias chicos y chicas, y a todo el equipo de la Escuela Frederic Mistral-Tècnic Eulàlia, por compartir vuestra experiencia!